Le pregunté su opinión sobre Javier Gándara, el principal contrincante de su esposa, de quien sorpresivamente se expresó muy bien.

 

Tomado de: SDP Noticias / Por Héctor Navia

La candidata priísta al Gobierno de Sonora, Claudia Pavlovich, ofreció una cena para asociaciones civiles en San Luis Río Colorado. Naturalmente el evento fue proselitista, donde la Senadora con licencia brindó un discurso sobre lo que está mal en Sonora y lo que mejoraría en caso de resultar electa.

Traté de entrevistarla pero no fue posible, la organización del evento como tal no ayudó. Su equipo mantiene una postura cerrada ante los medios fronterizos. Supongo tratan de evitar el “espinoso” tema del aumento del IVA, que tanto ha dañado la economía fronteriza y que Pavlovich Arellano avaló con su voto en el Senado.

Ante la evasiva pensé que sería buena idea mejor entrevistar a su esposo Sergio Torres Ibarra, y así darle un enfoque diferente a la visita de Pavlovich. Aparte que era la primera vez que lo veía por San Luis Río Colorado.

Una joven y guapa militante del PRI se ofreció como mi emisaria. Se acercó a la mesa principal e interrumpió la plática que el marido de la candidata sostenía con empresarios agrícolas de la región.

Al momento Sergio Torres hizo ademanes de aceptar la entrevista, se levantó de la mesa y a la distancia pidió que me acercara. Me sorprendió lo accesible que se mostró, quizá por la falta de atención que los medios suelen poner a los esposos(as) de los candidatos.

Le agradecí la atención y prometí no quitarle mucho tiempo. “No te preocupes, tú pregúntame, no hay problema”, respondió con amabilidad.

“¿Ya estará listo Sonora para ser Gobernado por una mujer?”, solté como pregunta obligada.

“Claro que sí, ya hubo varias mujeres Gobernadoras. Aparte en Sonora no hay nadie mejor, si una mujer merece ser la primer Gobernadora del Estado es Claudia, te lo digo yo que tengo 22 años de casado con ella”, respondió.

Sobre si era difícil ser el esposo de una candidata a Gobernadora, me comentó que en su caso no. Que porque su esposa tenía toda su vida inmersa en la política.

Recordó que la Dra. Alicia Arellano Tapia, la mamá de Claudia Pavlovich Arellano, fue alcaldesa del municipio de Magdalena, alcaldesa de Hermosillo y Senadora por Sonora (primera mujer en llegar a Senado en la historia del país).

“Es algo que Claudia trae por herencia familiar, creció viendo a su mamá lograr sus objetivos políticos y pues es algo que ella también quiere emular, hacer su propio camino en la política”, comentó.

Sin decirlo específicamente, dejó entrever que a su suegra le faltó ser Gobernadora, como diciendo que Claudia Pavlovich cumpliría esa encomienda al convertirse en la primer mujer Gobernadora en la historia de Sonora.

Le pregunté también sobre la guerra de señalamientos que se está dando principalmente en las redes sociales, a lo que mencionó que estaba al tanto de la situación.

“Lo que trato de hacer es mantener a Claudia alejada de todo eso, se dicen cosas muy fuertes en internet. De lo que estoy seguro, es que esa gente que opina mal de Claudia, no hablaría así si realmente la conocieran. Claudia es una mujer excepcional. Buena esposa, buena madre, buena hija”, respondió.

Sobre si como esposo aspiraba a ejercer algún cargo público en caso de que el PRI triunfe en las elecciones, dijo sonriendo que no.

“No, no, yo tengo mi negocio. También hay algo de herencia política en mi familia, pero en este caso no, solo Claudia estaría trabajando en el Gobierno”, aseguró el Licenciado en Administración de Empresas.

Le pregunté su opinión sobre Javier Gándara, el principal contrincante de su esposa, de quien sorpresivamente se expresó muy bien. En resumen dijo que tenía una buena percepción del empresario y que tanto él como su familia eran muy respetables.

Insistí en los panistas, pero ahora con Guillermo Padrés, a quien su esposa ha criticado muy duro en los medios incluso desde mucho antes de iniciar campaña.

Pero curiosamente Sergio Torres tampoco habló mal (pero sin hablar bien) del Gobernador Padrés. Manteniendo una postura relajada, diplomática.

“Creo que inició su Gobierno con buenas intenciones, pero pues las cosas no le han salido como él esperaba. Lo mejor para todos es que ya termina su mandato”, dijo de forma sutil, sin tono crítico.

Por último y agradeciendo su disposición, respetuosamente le pregunté quién mandaba en el matrimonio Torres Pavlovich, a lo que respondió riéndose: “Pues a veces me hacen creer que yo, pero en realidad es ella quien toma las decisiones”.

Se acorta la distancia en Sonora

Hubo una reunión informal entre periodistas y el panista David Figueroa, otrora rival de Javier Gándara en la contienda interna del PAN.

El ex precandidato quería escuchar nuestra percepción como medios de comunicación, sobre cómo mirábamos las votaciones venideras.

¿Cómo ven al PAN? ¿A quién ven ganando la elección? ¿Cómo ven al PRI? Fueron algunas de las preguntas que formuló el panista.

Del tema de los candidatos confirmó que Pavlovich a su destape como candidata se cayó varios puntos, como en su momento, acertadamente se manejó en diversos medios sonorenses y que el PRI por supuesto siempre negó.

Sin embargo reconoció que la brecha se venía cerrando. Dijo que en sus mediciones Javier Gándara seguía arriba pero ya no por tantos puntos.

En pocas palabras la elección va a estar muy apretada, y probablemente los números se seguirán apretando conforme se acerque el día de las votaciones. Quien piense que la balanza ya terminó de inclinarse, en definitivo está muy equivocado.

Lo malo es que ambos equipos de campaña se están centrando es descalificar al de enfrente, olvidándose de promover las propuestas. Reporteando en los mítines me he dado cuenta que son pocos los ciudadanos que conocen la oferta de los candidatos.

Pero eso sí, tristemente todos están al tanto de los temas de escándalo que han surgido en torno a los candidatos, y ni se diga del Gobernador Padrés.