El Fiscal Anticorrupción empieza a resultar incómodo para CPA


Odracir Espinoza, titular de la Fiscalía Anticorrupción de Sonora.

La Columna de Cornelio Montaño

Julio 08, 2016

 

+ El Fiscal Anticorrupción empieza a resultar incómodo para CPA.

 

Por Cornelio Montaño C.

En el ojo del huracán está colocado el fiscal anticorrupción de Sonora, Odracir Espinoza.

Esto, porque a la lentitud o escasez de resultados que le han reprochado quienes esperan haga justicia y castigue a quienes saquearon al Estado durante la administración de Guillermo Padrés, ahora se le junta su polémica exhibición de fotos en Facebook en visita a Washington, con la ventaneada que le dan por el caso del ex secretario de Comunicación Social del padresismo, Jorge Morales Borbón.

Conste que aquí no vamos a litigar por nadie, eso que lo hagan sus abogados, quien la deba, que la pague, y a Odracir que lo defienda su encargado de Comunicación Social en la Fiscalía Anticorrupción, como lo hizo ayer con un comunicado oficial.

Odracir Espinoza empieza a resultar un Fiscal incómodo para la administración de la gobernadora Claudia Pavlovich y su política de castigo a la corrupción, y en favor de la transparencia y rendición de cuentas.

Las actuaciones y diligencias de la Fiscalía Anticorrupción de Sonora, de origen han sido cuestionadas por abogados expertos, verdaderas “chuchas cuereras” en el litigio, y ciertamente esa falta de soporte constitucional en la creación de la Fiscalía provocaría que cualquier abogado defensor tumbara sus actuaciones ante un Juzgado.

Quizás por eso el accionar de la fiscalía de Odracir se ha visto tan titubeante y lenta para integrar averiguaciones previas y consignar los expedientes para castigar a ex funcionarios del sexenio pasado que se enriquecieron con recursos de los sonorenses.

Esta lentitud para dar resultados desde hace varios meses empezó a desesperar a quienes esperan justicia y más quienes fueron directamente agraviados por esa mala administración, desde periodistas, medios de comunicación, empresarios, comerciantes, inversionistas y todo tipo de proveedores del Gobierno del Estado que resultaron perjudicados, a muchos de los cuales hasta a la quiebra llevaron.

Hasta una propiedad que le aseguró la Fiscalía Anticorrupción a Padrés, se la tuvo que regresar.

A todo esto, esta semana le llovió sobre mojado al Fiscal Anticorrupción, debido a que hizo públicas en la red social de Mark Zuckerberg una serie de fotos que se tomó en diversos sitios simbólicos y atractivos turísticos en Washington, a donde se supone acudió en comisión de trabajo representando a la gobernadora Claudia Pavlovich.

En lo personal, no considero que haya falta alguna en esta acción del Fiscal Anticorrupción de Sonora, es algo que cualquiera de nosotros lo haría, como de hecho lo hacemos, el tomarnos fotos en los lugares a los que vamos o por los que pasamos.

Simplemente que por los momentos que se viven en Sonora y la condición del encargo que desempeña, Odracir tuvo falta de tacto y algo que puede ser normal resultó que en redes sociales y portales de internet se le consideró como frívolo y falto de sensibilidad.

Y para completar el cuadro, esta semana la Fiscalía Anticorrupción recibió un certero golpe a la mandíbula de su credibilidad, después de que Kathya Félix, esposa de Jorge Morales Borbón, exhibió en su cuenta de Facebook un video en el que entrevista a un anciano que se supone es el denunciante y quien tiene en la cárcel a quien fuera Secretario de Comunicación Social del Gobierno de Guillermo Padrés.

Conozco a Jorge, con quien compartí muchos años de trabajo en El Imparcial, de hecho él quedó en mi lugar cuando me pidieron la bola y salí de la Subdirección Editorial del periódico a finales del 2002, y desde entonces, incluidos los seis años que estuvo en el gobierno de Padrés, casi no nos vimos, si acaso un par de veces.

También son mis amigos muchos de los colegas que se sienten agraviados por el padresismo y en especial por la actuación de Jorge Morales al frente de Comunicación Social y no les falta razón.

Por ello quiero aclarar que les doy la razón a unos y a otros en sus argumentos, y aclaro que con este análisis no estoy diciendo que Jorge sea inocente, no me corresponde juzgar su culpabilidad o inocencia.

Mi punto es que en este proceso que se le sigue están evidenciándose serias fallas del fiscal Odracir Espinoza, que pueden incidir en la sentencia que emita el Juez.

Alberto del Cid Carmelo, el denunciante.
Alberto del Cid Carmelo, el denunciante.

Al menos para mí no es creíble que este venerable anciano, el señor Alberto del Cid Carmelo, haya tenido relación alguna con Jorge Morales en materia de contratos publicitarios.

El buen hombre se ve a leguas que fue pagado para hacer el papel de denunciante y poder empezar por echarle guante al ex vocero de Padrés. A todas luces se trató de una argucia armada por la Fiscalía Anticorrupción, en un afán de querer demostrar resultados pronto.

Insisto, esto no se trata de una defensa de Jorge Morales, en lo más mínimo, sino de señalar la existencia de vicios en el proceso. Y si así vienen los demás expedientes que lleva la Fiscalía Anticorrupción, de veras que qué mal estamos.

Esta serie de desaciertos dejan muy mal parado a Odracir Espinoza, sus errores pueden provocar que no haya castigo y que quienes saquearon al Estado queden impunes, sin recibir castigo y menos regresar lo que se hayan embolsado.

Odracir se ha convertido en colaborador incómodo para la Gobernadora y posiblemente su cabeza sea una de las primeras en rodar en los ajustes que se anticipan en el equipo de Claudia Pavlovich.

Por hoy hasta aquí la dejamos. Sean felices.

Hasta la próxima.

Contacto: corneliomontano@hotmail.com

www.corneliomontano.com

Twitter: @corneliomontano

Facebook: Cornelio Montaño C

Previous Presenta SEC calendario escolar de Sonora para el ciclo 2016-2017
Next Asciende a 12 mil mdp la deuda de Duarte con proveedores

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *