Tercera Llamada

Por Ismael Estrella Guerrero

 

Lamentos por doquier

 

Es mucho lo que nos quejamos diariamente por las condiciones en que vivimos.

Siempre ha sido así.

Quizá sea costumbre o ganas de chingar; o cómo quiera llamarlo, el caso es que, aunque nos lamentamos, realmente, ¿cuántas veces buscamos soluciones?

Los problemas son grandes y las soluciones, a lo mejor son pequeñas para comenzar un cambio real en nuestra comunidad local, estatal y hasta nacional.

Para darnos una idea, aquí van algunas preguntas con posibles respuestas que nos pueden dar ese cambio.

¿Encuentra absurdo que las lluvias inunden la ciudad?

Solución: Entonces solamente tire papelitos y porquerías en los canastos de basura; barra su banqueta y si construye, no eche los escombros en donde provoquen problemas. Tampoco tome los arroyos como si fueran los basureros municipales y mucho menos tire en las coladeras o alcantarillas productos como los desechables que siempre taponean y evitan el fluir de las aguas de manera normal. Cada vez que llueve hemos visto las graves consecuencias que todo eso origina. Tome conciencia de la limpieza como es debido.

¿Considera alarmante el índice de criminalidad en este país?: Invierta en México si es empresario; trabaje con calidad si es empleado y ambos paguen sus impuestos. No sea aviador, ni lo permita. ¡Produzca con calidad y pague sueldos de dignidad! Con ello, podrán darles una educación de calidad a sus hijos y evitar la formación de delincuentes. No hay criminal que salga de una familia bien cimentada.

¿Usted encuentra terrible el problema de la drogadicción? Únicamente atienda bien a sus hijos y ni siquiera tendrá que vigilarlos.

¿No le gusta el país en el que vive?: ¡Cámbielo usted mismo!

Y si no participa… ¡no se queje! o busque otro lugar para vivir. Drástico, ¿no?, pero es realidad.

¿Encuentra absurdo el robo de camiones de carga, a veces hasta con asesinatos de los camioneros?, entonces, exija la factura en todas sus compras.

¿Ve absurdo el desorden causado por los vendedores ambulantes? Pues nunca les compre nada. La mayor parte de sus mercaderías son productos robados, falsificados o contrabandeados.

¿Igualmente encuentra irracional el enriquecimiento ilícito? No lo admire, ni lo practique; repúdielo y no dé mordidas ni pequeñas ni grandes.

¿Encuentra insensato la cantidad de mendigos en los semáforos y/o en cada esquina?

Solución: Nunca les dé nada.

Mejor canalice su ayuda solidaria directamente a las instituciones de su confianza. (Pero, si no cumple con lo segundo, no se sienta bien haciendo lo primero, no sirve para justificarse, sea honesto consigo mismo).

¿Encuentra confuso que haya revendedores de entradas para espectáculos? No les compre, aunque eso signifique perderse el evento. Mejor trate de comprar con oportunidad.

¿Usted encuentra desatinado el tránsito en su ciudad? Entonces nunca cierre el paso, respete las normas, estaciónese en los lugares habilitados, no se estacione en doble fila, practique la técnica de paso uno por uno. Y en las épocas de llevar los hijos a la escuela, guarde siempre respeto a otros automovilistas evitando estacionarse hasta en tercera o cuarta fila con tal de dejar a su retoño a las puertas del centro en vez de bajarse donde no estorbe y llevarlo personalmente de la mano, si quiere, hasta dejarlo en la institución.

Sí considera que ninguna de las cosas anteriores mejoraría el país, entonces es parte del problema y no de la solución.

¡Piénselo! y forme parte del procedimiento, no del problema que nos aqueja.

O dicho de otra manera: La medida inicia conmigo y contigo, y si no participa…

¡No se queje!

Estamos pasando por una etapa de falta de cultura ciudadana y de patriotismo.

Necesitamos cambiar nuestro comportamiento para que podamos vivir en un país donde tengamos el orgullo de decir: Yo soy mexicano.

Estando quieto, no contribuimos con nada; por lo tanto, ¿Qué reclamar?

Necesitamos mejorar nuestro país.

Vamos todos a vivir con ética y eso tiene que comenzar con cada uno.

¿Utopía?

De cada uno depende.

 

ismael.estrella@live.com.mx