Sin voluntad, de nada servirá el Sistema Nacional Anticorrupción


Julio 20, 2016

+ Sin voluntad, de nada servirá el Sistema Nacional Anticorrupción.

Por Cornelio Montaño C.

La nota de 8 columna de la semana la dio el presidente Enrique Peña Nieto al promulgar las leyes que dan forma al Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) y su disculpa pública por la adquisición de la famosa “Casa Blanca”.

Esa famosa residencia que su esposa Angélica Rivera le compró con facilidades a Grupo HIGA, un fuerte consorcio beneficiario de grandes contratos con el actual gobierno federal y con el Gobierno del Estado de México cuando EPN fue gobernador.

“En este caso reconozco que cometí un error. No obstante que me conduje conforme a la ley este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno”, dijo el Presidente, con lo que aceptó que cayó en conflicto de interés y corrupción, aunque no quiera que lo veamos así.

“En carne propia sentí la irritación de los mexicanos, la entiendo perfectamente, por eso con toda humildad les pido perdón, y les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé”, expresó Peña Nieto, en un hecho sin precedente, pues jamás un Presidente de la República había aceptado la comisión de una falta de esa naturaleza.

La conformación del Sistema Nacional Anticorrupción, con todo y lo bueno que pueda resultar, lo cierto es que alcanza hasta como para darnos vergüenza, porque ante los ojos del mundo estamos dando muestra del nivel de gravedad de la corrupción que impera en el país, en todos los ámbitos de la vida nacional y en todos los estratos sociales.

Promulgar el Sistema Nacional Anticorrupción también significa que de nada han servido las contralorías, la Función Pública, organismos de Auditorías Superiores, códigos penales, códigos civiles, leyes de responsabilidades de los servidores públicos, procuradurías y demás normatividad y entes que siempre han existido como los garantes de que se castiguen los abusos, la corrupción, el enriquecimiento ilícito, etc.

Desde siempre hemos contado con buenas leyes, pero desgraciadamente no se aplican, la impunidad ha galopado por el país, porque lo que ha faltado ha sido voluntad para aplicarlas, valor para proceder contra funcionarios y particulares corruptos, todo lo arregla el soborno, la complicidad.

¿Por qué debemos creer que el Sistema Nacional Anticorrupción sí va a funcionar?, ¿qué garantía hay de que ahora sí habrá castigo a la corrupción?

Lo cierto es que seguimos sujetos a que haya voluntad, decisión y coraje para que de verdad se apliquen las leyes que conforman el SNA, y que los encargados de hacerlo no estén subordinados a los gobernantes en turno ni sujetos a poderes fácticos.

El Sistema Nacional Anticorrupción ofrece, al menos en la letra, varias ventajas. Será presidido por los ciudadanos y servirá a los ciudadanos; crea instituciones fuertes y autónomas para prevenir y castigar la corrupción; se eliminarán trámites innecesarios, y hará que las contrataciones y obras públicas se realicen con total transparencia.

Además, el Servicio Público será más íntegro y habrá una real y efectiva rendición de cuentas. Contará con una Fiscalía Anticorrupción y salas especializadas en el Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

También se fortalece la Auditoria Superior de la Federación y a la Secretaría de la Función Pública, la cual es de esperarse que ahora sí cumpla con su propósito y no como ha sido hasta ahora.

Así pues, habrá que ser optimistas y confiar en que el flamante Sistema Nacional Anticorrupción no quede atrapado en el entramado de intereses y complicidades que han frenado el correcto funcionamiento y aplicación del Estado de Derecho.

Hay que blindarlo contra intereses políticos y complicidades y en esto será importantísima la labor de las organizaciones ciudadanas.

Si se quiere actuar, el Sistema Nacional Anticorrupción tiene mucha tela de donde cortar para empezar a mostrar trabajo y resultados.

Los estados de Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Veracruz, Quintana Roo y Sonora, podrían ser los primeros en aportar gobernadores y funcionarios para poblar las cárceles.

Por lo pronto en Sonora, como es sabido ya le están cerrando el cerco al ex gobernador Guillermo Padrés y a varios de quienes fueron sus colaboradores cercanos.

Guillermo Padrés Elías.
Guillermo Padrés Elías.

La gobernadora Claudia Pavlovich Arellano ha afirmado que tiene elementos de sobra y documentados para exigirle al gobierno federal, en concreto a la PGR y al Servicio de Administración Tributaria (SAT), que actúen en contra de funcionarios de la pasada administración que causaron el quebranto a las finanzas estatales y que supuestamente malversación de recursos públicos, con los cuales se enriquecieron.

Pero no es cosa fácil, pues aunque la mandataria ha expresado su inconformidad por la lentitud con la que marcha la justicia federal, lo cierto es que también marchan lentas las actuaciones de las instancias estatales, como es el caso de la Fiscalía Estatal Anticorrupción que encabeza el polémico Odracir Espinoza.

Hasta hoy sólo ha podido echarle guante al ex secretario de Comunicación Social del padresismo, Jorge Morales Borbón.

También tenemos entendido que el contralor Miguel Ángel Murillo está haciendo su trabajo; pero hasta hoy no se percibe

Total, que además de estas bien redactadas y aprobadas leyes que conforman el Sistema Nacional Anticorrupción, del que desprenden los Sistemas Estatales Anticorrupción, se va a requerir capacidad, voluntad y eficacia para castigar la corrupción.

Por hoy hasta aquí la dejamos. Sean felices.

Hasta la próxima.

Contacto: corneliomontano@hotmail.com

www.corneliomontano.com

Twitter: @corneliomontano

Facebook: Cornelio Montaño C

Previous Atiende Centro Regulatorio de Urgencias Médicas mil 950 casos de emergencias
Next Detiene PGJE a imputado de prostituir menores de edad

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *