Fuente: proceso.com.mx

FILADELFIA, Pensilvania, EEUU, a 28 de julio del 2016.- Hillary Rodham Clinton asumió la candidatura presidencial que la Convención Demócrata le otorgó esta semana, comprometiéndose a unificar a Estados Unidos cuando pasa por un momento de definición, previo a las elecciones de noviembre.

Presentada ante sus correligionarios por su hija Chelsea Clinton, la exprimera dama aseguró que su misión principal será crear más oportunidades económicas y más empleos.

“El país está en un momento de definición”, sentenció Clinton en su discurso de aceptación de la candidatura ante la Convención Nacional Demócrata que concluyó este jueves en Filadelfia, Pensilvania, luego de cuatro días de sesiones.

En referencia directa a su contrincante, el empresario y multimillonario Donald Trump, candidato por el Partido Republicano, la también exsenadora federal y exsecretaria de Estado aseguró que la plataforma contraria es una amenaza para la estabilidad de Estados Unidos.

Luego Clinton encomió a los electores demócratas e independientes, a respaldar su causa para evitar una crisis bajo una presidencia en manos de Trump.

“Hay fuerzas poderosas que amenazan con separarnos. Los vínculos de confianza y respeto se están desmenuzando. Depende nosotros decidir si trabajamos y renacemos juntos”, alertó Clinton ante la Convención Demócrata que se entregó a ella.

Las ovaciones y aplausos con que fue acogida Clinton en la noche de clausura de la Convención, realizada en el Centro Wells Fargo de Filadelfia, no fueron tan emotivas como las que una noche antes se rindieron al presidente Barack Obama, quien habló de las virtudes de quien integrara su gabinete de seguridad.

Antes de salir a aceptar la candidatura presidencial, en el Centro Wells Fargo se transmitió un video que resumió la vida de Hillary. Desde su niñez, su adolescencia, su etapa de universitaria, de esposa de Bill Clinton, cuando éste fue gobernador de Arkansas y luego presidente de Estados Unidos. El video fue un homenaje a la primera mujer en ser candidata presidencial de uno de los dos partidos nacionales, cuando fungió como senadora federal por el estado de Nueva York y como secretaria de Estado, a cargo de la política exterior del país en el primer cuatrienio de Obama.

En su noche triunfal, Hillary habló de la disyuntiva que tendrán los electores estadunidenses el martes 8 de noviembre.

“El reto que enfrentamos es lúgubre cuando se trata de nuestra seguridad nacional. Cualquiera que lea las noticias puede ver las amenazas y la turbulencia que enfrentamos. Desde Bagdad y Kabul, de Niza, París y Bruselas a San Bernardino y Orlando, enfrentamos a los enemigos con la determinación de derrotarlos. Es por ello que la gente está ansiosa y buscando garantías de un liderazgo estable”, acotó la candidata presidencial demócrata.

La exprimera dama, consciente de la presencia entre el auditorio del senador independiente por el estado de Vermont, Bernie Sanders, le dio las gracias a su excontrincante por la nominación.

“Bernie, tu campaña inspiró a millones de americanos, especialmente a los jóvenes que entregaron su corazón y su alma”, apuntó Hillary Clinton para luego exclamar: “Bernie, a quienes te siguen les quiero decir que los escucho, que su causa es nuestra causa y les reconozco que pusieron al centro de esta campaña los temas sociales y económicos”.

La simple mención del senador por Vermont provocó que el auditorio gritara al unísono “¡Bernie, Bernie, Bernie, Bernie””.

Respecto del lema de campaña de Trump, el de amurallar la frontera con México y deportar a los 10 u 11 millones de inmigrantes indocumentados de Estados Unidos, Hillary Clinton se comprometió a hacer todo lo contrario si la elijen presidenta.

“No vamos a construir un muro, en su lugar construiré una economía que ofrezca oportunidades a todos. Daremos el camino a la ciudadanía (estadunidense) a los millones de inmigrantes, quienes ya han contribuido al crecimiento económico del país”, aseguró la candidata presidencial demócrata.

Sobre los problemas de violencia, enaltecidos por las leyes que permiten la venta indiscriminada de armas y municiones, Clinton habló que su objetivo es regular las leyes sobre la venta de armas. Se declaró lista para ser un puente de diálogo entre la sociedad estadunidense que aún tiene problemas por cuestiones raciales.

“Con humildad y determinación acepto la nominación como candidata a la presidencia de Estados Unidos”, enfatizó Clinton ante la Convención Demócrata, provocando una lluvia de aplausos.

El cierre de la Convención Nacional Demócrata en Filadelfia se destacó por el llamado general a unir esfuerzos para derrotar a como dé lugar a Trump y a los republicanos en las elecciones del martes 8 de noviembre.

Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York, y a quien se menciona como posible integrante del gabinete de Clinton si ella gana los comicios, expuso varias de las razones por las que se debe derrotar a Trump.

“Escuchamos a los republicanos definir su estrategia. Desafortunadamente no ofrecen nuevas soluciones, pero está claro que su plan es avivar las flamas del miedo y utilizarlo como un chivo expiatorio de nuestros problemas”, alertó Cuomo.

Ante la Convención Nacional Demócrata, el gobernador de Nueva York se lanzó directo contra el abanderado presidencial republicano. “La campaña de Trump vende una gran distracción, utilizando el temor y la ansiedad de la gente para mejorar su popularidad. Su mensaje se reduce a propagar esto: ‘Ténganle miedo a la gente con religión diferente, con un color de piel e idioma diferente al suyo. Paren a la inmigración y esta nación crecerá de manera automática’. Esto no es correcto, divide, es delirante y debemos exponer la verdad”, aclaró Cuomo.

La consumación de Hillary Clinton como la candidata presidencial de los demócratas fue como un escaparate para que sus correligionarios exhibieran sus virtudes. Que la mostraran al electorado como la antítesis de la demagogia y racismo de Trump.

“Ella nos unificará, no dividirá a esta nación y la hará moverse hacia delante. Es por ello que debemos hacer a Hillary Clinton la próxima presidenta de Estados Unidos”, arengó Cuomo.

En las cinco horas previas al discurso de aceptación de la candidatura presidencial, por parte de Clinton, por el pódium del Centro Wells Fargo de Filadelfia pasaron políticos, artistas, músicos, niños, deportistas profesionales, inmigrantes indocumentados, líderes demócratas de todos los sectores y las razas de la sociedad estadunidense.

Hablaron también las amigas de toda la vida de Clinton, quienes destacaron la lealtad de la abanderada presidencial y de su compromiso para con las causas nobles a favor de los más necesitados y de los más pobres.

Los medios de comunicación nacionales preguntaban en sus páginas editoriales si la aclamación casi absoluta a Clinton en la Convención Demócrata funcionaría para reducir la cantidad de electores que no confían en la exsecretaria de Estado.

Su ungimiento como candidata presidencial ocurre cuando las encuestas sobre la tendencia electoral sostienen que 68% de los votantes afirman que no confían en ella.