CIUDAD DE MÉXICO, a 29 de septiembre del 2016.- En preparación para las elecciones de 2018, el Instituto Nacional Electoral y los partidos políticos han aprobado modificar la composición geográfica de los distritos electorales locales en todo el país y Sonora no se ha salvado.

Con ocho votos a favor y dos en contra, han decidido eliminar el distrito 18 que abarca el norte de Ciudad Obregón y distribuir esa cantidad de electores hacia otros lugares con un argumento muy válido: que los 21 distritos locales que existen en Sonora tengan una cantidad similar de habitantes.

La última redistritación que se hizo en Sonora fue en 2008, pero las condiciones demográficas han cambiado desde entonces, es decir, hay distritos electorales donde habitan más personas y otros donde menos. ¿Por qué? Porque la gente está en constante movimiento y en un plazo de ocho años se han mudado de ciudad o incluso nada más de colonia.

De esta manera, el distrito 11 que comprende la Costa de Hermosillo ya tiene 189,843 habitantes y el distrito 4 del norte de Nogales apenas cuenta con 75,338. Esto significa que entre esos dos picos una diferencia de 114,505 personas cuando lo óptimo es que en cada distrito haya 126,785.

Sonora está completamente desequilibrado en términos de distribución poblacional y eso les afecta principalmente a los diputados.

Así como están las cosas actualmente, el panista José Armando Gutiérrez Jiménez, del distrito 4, representa a menos habitantes que la priísta Iris Fernanda Sánchez, del 11. Entonces, para evitar este desequilibrio, el Instituto Nacional Electoral inició los trabajos para ajustar los distritos electorales en Sonora, realizó foros de consulta y se sentó con los representantes de los partidos políticos hasta aprobar la noche del miércoles el nuevo proyecto.

Para el consejero Ciro Murayama estas modificaciones han sido menores y representan un costo inferior para que el Instituto organice las elecciones de 2018 en Sonora, cuando no solamente se vote por el próximo Presidente de la República, sino también por senadores, diputados federales, diputados locales y alcaldes.

En octubre del año próximo, cuando inicie el proceso electoral 2017-­2018 y se hagan efectivas estas modificaciones, los distritos de Sonora tendrán como mínimo 118,000 habitantes y 132,000 como máximo.

“¿Son variaciones significativas desde el punto de vista estadístico? Yo diría que no. Realmente es un ajuste menor”, afirma Murayama.

Sin embargo, la nueva redistritación no le ha gustado al PRI. El coordinador de los diputados priístas en el Congreso de Sonora, Epifanio Salido Pavlovich, dice que enviarán un exhorto al INE para que reconsidere el asunto.

Lo que sucede es que al eliminar el distrito 18 a Cajeme y dejarle solamente tres también se reducen las posibilidades de que en la siguiente legislatura el PRI tenga mayoría, como ahora. De hecho, todos los diputados locales por Cajeme en la actual legislatura militan en este partido.

Haber eliminado ese distrito en Cajeme, al sur de Sonora, obliga a hacer movimientos en toda la geografía estatal, desde San Luis Río Colorado, Sonoyta, varios municipios de la sierra, Hermosillo y Ciudad Obregón.

Al final, Sonora se queda con los mismos 21 distritos, sólo que con un número más equitativo de habitantes en cada uno.

Golpea redistritación del INE a Cajeme y a Sonora: Diputados PRI

 

Para que se restituya al municipio de Cajeme el distrito uninominal asignado a Hermosillo y se mantenga la misma distritación utilizada en el proceso electoral del 2015, los diputados del PRI por Ciudad Obregón, realizaron este jueves un exhorto al Instituto Nacional Electoral (INE).

El pasado 28 de septiembre el Consejo General del INE aprobó la nueva conformación de los distritos uninominales de Sonora, conocidos como de mayoría relativa, con el argumento de crear un equilibrio poblacional, lo que deja a Cajeme con 3 distritos locales en lugar de 4; mientras que Hermosillo, a quien se transfiere ese distrito, pasa de 5 a 6.

Los legisladores Brenda Jaime Montoya, Omar Guillén Partida, Emeterio Ochoa Bazúa, Rafael Buelna Clark y Karmen Aida Díaz Brown, lamentaron la decisión del citado instituto de quitarle uno de los cuatro distritos a Cajeme, concretamente el 18, que tiene su cabecera en Ciudad Obregón Norte y comprende los municipios de Arivechi, Bacadéhuachi, Bacanora, Cajeme, Divisaderos, Granados, Huásabas, La Colorada, Mazatán, Nácori Chico, Sahuaripa, San Javier, San Pedro de la Cueva, Soyopa, Suaqui Grande, Tepache, Ónavas, Rosario, Villa Pesqueira y Yécora.

De acuerdo a los diputados, Cajeme, el segundo municipio más importante del Estado, al menos en cuanto a población se refiere, al contar con un diputado menos que la capital del Estado, lo cual estaba en los rangos máximos y mínimos permitidos por el INE con respecto al criterio poblacional, con esta decisión verá afectada la representatividad de los cajemenses.

Para el legislador Rafael Buelna Clark no se trata de decidir qué municipio merece más el Distrito, sino que un importante número de ciudadanos de Cajeme perderán el derecho de contar de manera exclusiva con un diputado y, por ende, que su voz se escuche en el Congreso de acuerdo a la importancia que esa región tiene, no sólo en lo que a población se refiere.

Buelna Clark lamentó que los diputados del Grupo Parlamentario del PAN se hayan opuesto al exhorto realizado al INE, lo que calificó como parte del encono que existe en el blanquiazul hacia Cajeme, donde no ganan un distrito desde 2009.

En su turno, el diputado Omar Guillén, dijo que solicitarán al dirigente del PRI que se ponga en contacto con los representantes del tricolor en el INE para que traten de revertir esa distritación que golpea a Cajeme y a Sonora.