Transnacionales en Hermosillo evaden pago de agua con aval de autoridades


 

Fuente: Milton Martínez / Proceso

HERMOSILLO, Son., a 10 de octubre del 2016.- Políticos locales y consorcios comerciales como Walmart, Pepsi, Burguer King, Coppel evaden el pago de la tarifa de agua en esta capital, en complicidad con autoridades municipales.

Se estima que el organismo operador de Agua de Hermosillo (Aguah) pierde ingresos poco más de 600 millones de pesos anuales por regalar agua a figuras públicas y grandes firmas comerciales.

La empresa Soluciones Sustentables Mexicanas (Sosumex), encargada de regularizar el organismo de 2013 a septiembre de 2015, dijo que esta anarquía administrativa se debe a que en este municipio existen cientos de tomas clandestinas, medidores manipulados y usuarios irregulares.

También encontró que los corporativos de talla mundial concretan ilícitos acuerdos, las constructoras de viviendas pagan únicamente del 20% al 30% del agua utilizada en la edificación, políticos locales y estatales gozan de tarifas “preferenciales”.

El asesor jurídico de Sosumex, Óscar Sotelo, ejemplificó que por cada 100 litros que Aguah inyecta a la red hermosillense sólo cobra 24 litros; en regalar el líquido a comerciantes y políticos se van 46 litros y en fugas y deficiencias de la tubería se pierden 30 litros.

En 2015 la paramunicipal hermosillense, con aval de la Comisión Nacional del Agua (Coangua), bombeó a los usuarios 107.8 millones de metros cúbicos (Mm3), pero únicamente facturó 58.2 millones de metros cúbicos.

Además, supuestamente perdió en fallas hidráulicas 32.3 millones de metros (30%) y se calcula que los 17.3 millones de metros cúbicos restantes son obsequiados a políticos, corporativos, empresarios locales, así como a cadenas comerciales de cobertura mundial.

Esta última cantidad podría abastecer de agua potable a una ciudad de 150 mil habitantes en todo un año.

Uno de los casos insignes del desaseo administrativo de Agua es el líder mundial en tiendas de autoservicio Walmart, asentada en esta capital desde hace tres décadas.

Por ejemplo, en los registros oficiales este “Super Center”, que tiene una extensión de 48 mil metros cuadrados y ofrece el servicio de panadería, restaurantes y alimentos preparados, así como de departamentos de carnicería y pescaderías, en los meses de junio, julio y agosto no consumió un solo metro cúbico de agua.

Según el Número de Identificación de Servicio (NIS) 4001577, correspondiente a la franquicia de Sam Walton ubicada en el callejón Canal Villa de Seris número 9008, de Hermosillo, el consumo promedio en un inmueble como éste no puede ser menor a mil 500 metros cúbicos mensuales, lo que representa un importe de 80 mil pesos.
Sin embargo en el trimestre antes citado se le facturó cero metros cúbicos y sólo se le aplicó la tarifa mínima aceptada de 329 pesos por cada mes.

Imparables

Algo parecido ocurre con la franquicia internacional Burger King, con razón social Geboy de Tijuana SA de CV, con NIS 5052593. Dicho corporativo paga mensualmente 329 pesos, una tarifa semejante a la de cualquier vivienda pequeña de Hermosillo.

Un restaurante de comida rápida como éste, por su giro comercial, consume al mes 350 metros cúbicos, lo que significaría una erogación mayor a 15 mil pesos, pero la firma de fama mundial por sus hamburguesas a la parrilla en la capital sonorense registró un consumo de cero metros cúbicos en mayo y julio de este año.

La firma refresquera Pepsi, con razón social Bebidas Purificadas S de RL de CV, radicada en esta ciudad, liquidó el 4 de mayo de 2015 un adeudo que arrastraba desde 2010 por la cantidad de 17.4 millones de pesos. A la refresquera se le cobraba menos por descargar su drenaje a la red de aguas negras municipales.

Los mismos privilegios tiene el corporativo Coppel SA de CV, con NIS 4001098: De julio de 2015 a junio 2016 pagó un promedio mensual de 273 a 708 pesos porque supuestamente no consumió ningún metro cúbico de agua durante ese lapso, pese a contar con un almacén gigante de mercancía que abastece a sus sucursales.

La administración priista que inició operaciones en septiembre de 2015, le condonó el millonario adeudo y, mediante desconocidos acuerdos, no regularizó la tarifa real, por el contrario, le impuso una tarifa fija de 557 pesos mensuales.

La clase política local también goza de privilegios en ese rubro. El ex alcalde hermosillense y candidato panista a la gubernatura sonorense, Javier Gándara, es dueño de una lujosa residencia en la avenida Herminio Ciscomani Cecco 810, con número de servicio 2013249. Por el tamaño de la propiedad se estima que consume no menos de 300 metros cúbicos mensuales, pero en los registros oficiales aparece con un consumo de 49 metros cúbicos por el que paga 687 pesos.

Batalla legal

La empresa Sosumex presentó el pasado 11 de enero una denuncia en la Contraloría municipal contra el director general de Aguah, Renato Ulloa, por la comisión de supuestos actos de corrupción.

La queja está soportada con la documentación de las empresas Solara Residencial y Autopeinador de Vigo; el consumo de agua que tienen ambos negocios no corresponde al registrado en sus medidores.

La querella alcanza también a Haciendas del Sur, del Consorcio de Ingeniería Integral. La constructora fue dada de baja del sistema de cobros de manera irregular –el 28 de septiembre último– unos 11 días después de que Ulloa rindiera protesta, sin que la desarrolladora liquidara su adeudo con Aguah y para edificar otras mil casas, en una segunda etapa, sin pagar un solo litro de agua.

Sobre estas irregularidades el 8 de marzo bajo expediente CCI/169, el contralor interno Saúl Reynaldo Cota, resolvió improcedentes los señalamientos porque el denunciante no señaló la normatividad violentada por el director Ulloa y sus colaboradores.

“Esta resolución clarifica la complicidad y protección del contralor interno con los directivos de Aguah, porque las denuncias aunque sean anónimas y sin el articulado vigente en la queja se deben investigar y resolver de encontrarse elementos suficientes de prueba”, puntualizó el abogado Sotelo, defensor de Susomex.

Respuestas incompletas

En entrevista, el director de Aguah, Renato Ulloa, sólo atinó a comentar que desconocía estas irregularidades.
“No traigo ese dato; ya comenté que está publicado en la página web (de Aguah)”, justificó.

En tanto, el alcalde hermosillense, el priista Manuel Ignacio Acosta, dijo únicamente que los reportes en su poder eran distintos a los expuestos en este reportaje.

“La verdad que desconozco la investigación y no hay elementos o no tengo elementos… la información que yo tengo es otra y tendríamos que profundizar”, balbuceó.

En números

Este dispendio encontrado en la paramunicipal hermosillense provocó la construcción del acueducto Independencia que costó 4 mil millones de pesos para extraer el agua de la presa El Novillo, perteneciente al río Yaqui, y trasvasarla a la cuenca del río Sonora.

Esta controversial infraestructura hidráulica ocasionó fricciones entre la población del sur y centro de la entidad porque el agua que actualmente abastece a esta capital es propiedad de la etnia Yaqui.

Si los empresarios pagaran con exactitud el agua que consumen, el grueso de la población tendría una tarifa mínima de 10 metros cúbicos, sin los respectivos aumentos en los cobros, que, sumados de 2010 a la fecha, son del 135%.

Incluso, una incorruptible administración en el organismo operador local habría evitado y enfrentado con suficiencia la “crisis por el agua” que se experimentó en Sonora en 2012 cuando la Presidencia de la República, a cargo de Felipe Calderón, incluyó a la entidad en el Programa integral de atención a la sequía.

 

Previous Manlio sigue siendo profeta en su tierra
Next Comprometen Pavlovich y Osorio Chong más beneficios a indígenas

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *