El Mentidero

Octubre 12, 2016

 

+ Maloro debe atacar las causas de la inseguridad, no al NSJP

 

Por Cornelio Montaño C.

Impulsado por la desesperación de no poder frenar los índices delictivos que se registran en Hermosillo, el alcalde Manuel Ignacio “Maloro” Acosta presentó públicamente las prometidas propuestas de reforma a diversas leyes que integran el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, con las que pretende abatir el problemón de inseguridad que se vive en Hermosillo.

Antes y durante su primer informe de gobierno, el Maloro arremetió en contra del nuevo modelo de justicia que opera en el país, y por supuesto en Sonora, señalando que el mismo protege a los delincuentes, genera impunidad y no favorece a la víctima.

Apoyado en los resultados que arrojan las acciones de combate a la inseguridad en la capital sonorense, donde el más del 90% de los detenidos salen libres en cosa de horas, el Maloro presentó propuesta de reformas al Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP), al Código Penal del Estado de Sonora, a la Ley de Seguridad Pública para el Estado de Sonora y la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sonora.

En la presentación de la propuesta de reformas del Alcalde estuvieron presentes el secretario de Seguridad Pública, Adolfo García Morales; así como abogados penalistas, diputados locales y diputados federales del PRI, de quienes se espera un análisis profesional con miras a reformar la reforma del sistema penal mexicano.

Para que el lector se dé una mejor idea de la reforma propuesta por el Alcalde de Hermosillo, lo invito a leer este comparativo: http://corneliomontano.com/2016/10/11/comparativo-de-la-propuesta-de-maloro-acosta-con-respecto-al-actual-marco-legal-del-nsjp/

En resumidas cuentas lo que el Maloro busca es que delitos como el de robo a casa habitación y homicidio culposo tengan prisión preventiva y que los imputados sigan sus procesos en la cárcel, mientras se define su culpabilidad o inocencia.

El Alcalde hermosillense le apuesta a que con las reformas que propone al Nuevo Sistema de Justicia Penal se abatirán considerablemente los delitos; pero lo cierto es que aún con el NSJP los delitos ya bajaron, según esto en un 63% en el mes de agosto con respecto a julio.

Sin embargo, esta actitud del Maloro de declarar lo que a la gente le gusta escuchar, y que no necesariamente es la solución, no es bien visto en la esfera federal, justamente en la Secretaría de Gobernación, donde hay voces que se preguntan que si qué pasa con el Maloro y qué sucede en Sonora, donde el propio Alcalde de la Capital se pone a hacer olas que están empezando a empapar a la Gobernadora.

Por su parte el secretario ejecutivo de la Comisión Implementadora del Nuevo Sistema de Justicia Penal, Raúl Guillén López, se mostró en desacuerdo con la adjetivación que hace el Maloro, y es que resulta temerario acusar, como lo hace el Alcalde, al nuevo modelo de justicia como protector de delincuentes y que favorece la impunidad.

“Estas adjetivaciones me llaman la atención”, dijo Raúl Guillén en entrevista con Luis Alberto Medina, en Proyecto Puente.

Guillén recordó que después de más de 6 años de retraso que dejó la administración padrecista, se tuvo que hacer en 8 meses lo que debió hacerse en 8 años, y eso afectó en el sentido de que no se tuvo el tiempo ni los recursos suficientes para socializar el tema del NSJP y que la gente y las propias autoridades lo entendieran.

Lo que más extraña a Raúl Guillén es que habiendo sido el Maloro promotor del nuevo modelo de justicia desde el 2008, en lo que ambos trabajaron duro y recorrieron todo el Estado en foros de consulta, ahora salga con esta actitud de descalificación de un enorme trabajo realizado en tiempo récord y por el que ha sido ampliamente reconocida la Gobernadora a nivel nacional.

No lo dijo Guillén, pero pareciera que tales calificativos del Maloro obedecen a motivaciones políticas, porque en vez de atacar las causas de la delincuencia se va contra el efecto.

El especialista en derecho procesal penal consideró que el nuevo sistema penal es perfectible, pero es materia federal llevar a cabo los ajustes que se consideren convenientes y necesarios, de acuerdo a estudios serios y no a motivaciones políticas y clientelares (esto último lo digo yo).

“Las percepciones son percepciones, los estudios son objetivos”, señaló Guillén López, al precisar que fue precisamente para privilegiar a la víctima que se llevó a cabo esta reforma penal y fue a instancias y preferencias de la ciudadanía que se estableció la reparación del daño en delitos como el robo sin violencia.

Consideró que estas observaciones que hace el Maloro ya se han hecho en 2011 en Chihuahua y en otras entidades del país, inclusive en Chile, y ahora en Hermosillo; pero lo que se tiene que atacar es el origen de la inseguridad, como es la drogadicción, la desintegración familiar, marginación, pobreza, falta de empleos, corrupción y todo eso que lleva a una persona a delinquir por desesperación y falta de oportunidades. Ahí es donde hay que atacar, no al NSJP.

Y tiene razón, pues es el Municipio la primera autoridad que está para resolver ese tipo de problemas que conforman el “coctel” explosivo que da origen a la delincuencia y a incrementar la inseguridad, cosa que no es percepción, sino muy real.

Raúl Guillén López invitó a que se revise la reforma penal de manera objetiva y se dijo dispuesto a colaborar en ello con el Municipio.

Si a alguien hay que echarle la culpa de la inseguridad, hay que ir a los orígenes de la misma.

Hasta la próxima.

Contacto: corneliomontano@hotmail.com

www.corneliomontano.com

Twitter: @corneliomontano

Facebook: Cornelio Montaño C.