CIUDAD DE MÉXICO, a 28 de diciembre del 2016.- Los incrementos de hasta 20 por ciento en precios de las gasolinas y el diésel, que regirán a partir del primero de enero, generaron preocupación en el ánimo de empresarios, pues al asunto se suma al desabasto en 12 entidades. Además, advirtieron que la medida es inflacionaria y la calificaron de desafortunada.

Hay mucho descontento por los precios y desabasto, comentó una fuente del sector privado al ser consultada en relación con el anuncio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El descontento es una de las primeras reacciones que la fuente percibió entre los empresarios. Primero por la publicación de los precios de combustibles y luego por el desabasto en distintas zonas del país, añadió. Hasta el cierre de esta edición, ninguna cámara de industriales o de comercio ni confederación del sector privado respondió a este diario las peticiones de comentarios sobre los aumentos.

Representantes de comerciantes en pequeño de la Ciudad de México y de la hotelería coincidieron en que los incrementos a las gasolinas y al diésel tendrán un efecto inflacionario, en virtud de que el transporte es uno de los insumos más importantes.

Nuestra expectativa es que los precios se irán ajustados paulatinamente en cuanto productores y distribuidores resientan los nuevos costos. Sin embargo, debemos esperar aumentos en servicios de transporte y fletes para la movilización de mercancías, advirtió Ada Irma Cruz Davalillo, presidenta de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México.

Señaló que los comerciantes, empresarios y prestadores de servicios en pequeño ajustarán sus precios en la medida en que la cadena de producción y de distribuidores mayoristas se los hagan llegar.

Cruz Davalillo expresó que los afiliados a la cámara buscarán absorber el aumento en los precios de los combustibles, aunque consideró imposible establecer cuánto tiempo será operable amortizar ese costo por parte del sector.

Calificó de desafortunada la manera en que se implementarán los ajustes a los precios, por el impacto que tendrá en costos y las condiciones generales del mercado interno, si bien admitió que el aumento tenía que ocurrir.

Turismo, afectado

El presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM), Rafael García, dijo que los incrementos afectarán el dinamismo de la actividad turística.

Explicó que la mayoría de los mexicanos viaja por carretera, en transporte privado o público. Así, las alzas a los combustibles provocarán un desánimo entre los viajeros que podrían reducir la frecuencia de sus viajes o, en el mejor de los casos, decidirán no realizar recorridos tan largos, agregó en una entrevista telefónica.

El dirigente de la AMHM consideró que se incrementarán los costos de los insumos y éstos se reflejarán, de manera inevitable, en los precios que se ofrecerán a los consumidores de servicios turísticos.

El proceso de adaptación al nuevo mecanismo de fijación de precios de las gasolinas y del diésel será doloroso, apuntó.

Sin embargo, confió en que a largo plazo bajen los precios de los combustibles.