Responsabilizan a PAN nacional y estatal de lo que pueda pasarle a la regidora por votar a favor de iluminar Hermosillo
Hermosillo, Sonora, 27 de Febrero de 2017.- Que la regidora Diana Karina Barreras haya priorizado el interés de los hermosillenses, por sobre las amenazas de represalias impuestas por su partido, es digno de respeto y reconocimiento público coincidieron la Síndica Municipal, Angelina Muñoz Fernández y los Regidores del PRI-PVEM y Nueva Alianza en el Cabildo de Hermosillo.

Muñoz Fernández expuso su preocupación por la seguridad personal de la edil panista, luego de que no se ciñera a la consigna de boicotear “por órdenes de Damián Zepeda”, Secretario General del blanquiazul, el proyecto de modernizar el Alumbrado Público de la ciudad a través de un esquema de concesión.

“Pido de favor que se le proteja, y hago responsable de su integridad física a Damián Zepeda”, externó la Síndica Municipal luego de que Diana Karina Barreras fuera insultada por una de sus compañeras de partido quien la acusó de traidora durante la sesión ordinaria efectuada este lunes 27 de febrero.

Los regidores Karina Lagarda Lugo, Oscar Manuel Madero Valencia y Carlos Andrés Zepeda Bañuelos, se sumaron al pronunciamiento de la Síndica y reconocieron la congruencia, firmeza y valentía de Karina Barreras de ponerse del lado de la gente.

Criticaron que el resto de los regidores panistas optaran por seguir la línea de su partido, al votar contra el dictamen que determinó al ganador del concurso nacional por la concesión del Alumbrado Público en la capital sonorense, tras un proceso pleno de mecanismos de transparencia de los que se negaron a formar parte.

“Qué lamentable y triste para la historia de Hermosillo que en la construcción de un amplio debate quien tenga la minoría arrebate y salga corriendo”, afirmó Oscar Manuel Madero en alusión a la salida varios Regidores del recinto del Cabildo sin haber finalizado la sesión.

Karina Lagarda refrendó su postura a favor de iluminar a Hermosillo y lamentó la falta de congruencia de quienes en un principio reconocieron que las deficiencias acumuladas en el Alumbrado Público lo hicieron entrar en crisis, y a ese problema había que darle una solución, y que luego por consignas partidistas y “berrinches” de Damián Zepeda se echaron para atrás.

Carlos Andrés Zepeda pidió se asentara en actas que siempre contaron los ediles del blanquiazul con los mecanismos para discutir los aspectos técnicos que consideraran con respecto al Alumbrado Público, pero pesó más en ellos la orden de su partido.

Hazely Juárez afirmó que los padrinos políticos de quienes a ultranza se opusieron a iluminar Hermosillo son María Dolores del Río y Damián Zepeda, mientras que Rosalva Islas Félix hizo notar que una ciudad bien iluminada mejorará la vida de miles de trabajadoras cetemistas que a diario se desplazan de noche o muy temprano a sus centros laborales.