LAS LABRADAS, SAN IGNACIO, Sinaloa, 20 de marzo de 2017.-  Miles de visitantes, tanto nacionales como extranjeros, se dieron cita hoy en Las Labradas, única zona arqueológica de la entidad, y la más grande de Latinoamérica en su género, para celebrar la llegada del Equinoccio de la Primavera y llenar de energía el espíritu y el cuerpo.

Es el ritual para celebrar el momento en que el Sol forma un eje perpendicular con el ecuador y en que la duración del día es igual a la de la noche en toda la tierra.

Las Labradas es un enigmático lugar que encierra una invaluable riqueza arqueológica, combinado como patrimonio cultural y zona de reserva de áreas protegidas; se encuentra enclavada dentro del Área de Protección de Flora y Fauna Meseta de Cacaxtla- decretada así en el año 2000- y cuenta con más de 50 mil hectáreas en las que existe una gran variedad de especies de aves silvestres, animales y flora.

Para llegar a Las Labradas, se toma la Maxipista y al llegar al kilómetro 50, al norte de Mazatlán, se toma un entronque para llegar a las playas que bañan las más de 700 piedras grabadas (petroglifos) con variadas figuras, de acuerdo a los estudios desarrollados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en este sitio.

La gente empezó a llegar a temprana hora; la mayoría enfundada en ropa blanca para dar la bienvenida al Equinoccio de la Primavera.

Durante el evento de inauguración, el Subsecretario de Planeación, Inversión y Desarrollo Turístico, de la Secretaría de Turismo del Estado (Sectur), Gustavo Zavala, en representación del Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel y del Secretario de Turismo, Marco Antonio García Castro, destacó que Las Labradas es uno de los puntos más importantes en materia cultural- arqueológica en la entidad.

Por ello-dijo- la importancia que reviste la gestión que el Gobernador Quirino Ordaz realiza ante las instancias correspondientes para lograr la pavimentación de los cinco kilómetros que separa a este lugar de la Maxipista.

El funcionario estatal habló de los buenos resultados que ha logrado el festejo- el cual ya suma cuatro ediciones-, así como el valor que les dan las miles de personas que hacen acto de presencia, como una muestra palpable del interés ante la tradición y cultura, aparte de la derrama económica para los habitantes del poblado de La Chicayota, comunidad enclavada a 3 kilómetros antes de llegar a Las Labradas.

Fue un extenso programa el que se realizó en el festejo, entre los que destacaron las visitas guiadas por la Zona Arqueológica, la observación de la bóveda celeste en playa con el planetario portátil del Centro de Ciencias Sinaloa; la danza del venado, los Bramadores de Cosalá, el grupo Danza Joven del Instituto Sinaloense de Cultura (ISIC) y una exhibición del juego prehispánico de Hulama.

Además, se contó con la participación de chamanes con rituales de purificación y sanación, así como conferencias, presentación de libros.

En la inauguración también estuvieron el alcalde de San Ignacio, Luis Fernando Sandoval, los diputados federales Germán Escobar y José de Jesús Galindo, además de los congresistas locales, Maru Medina y Marcial Liparoli, del delegado del INAH, Francisco Ríos Montaño, y el director del ISIC, Papik Ramírez.

IMG_2474 IMG_2510 IMG_2560 IMG_2649 IMG_2663 IMG_2619