EL MENTIDERO
Cornelio Montaño C.
Enero 12, 2018
+ Por donde menos se esperaba hace cambios la “Gober”
Inició el año y con él los primeros cambios en el gabinete de la gobernadora Claudia Pavlovich.
Y a decir verdad, los cambios iniciaron por donde menos nos imaginábamos, la Secretaría de Salud.
Todo mundo especulaba y esperaba que hubiera renuncias en el equipo de la Gobernadora para ir en busca de candidaturas. Se ha dicho que saldrán el secretario de Gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella; el secretario de Educación, Ernesto de Lucas, lo mismo que la jefa de la Oficina del Ejecutivo, Natalia Rivera; y así de varios más.
Inclusive se especulaba la posible renuncia de Enrique Claussen Iberri a la dirección general del Instituto de Servicios y Seguridad Social para los Trabajadores del Estado de Sonora (Isssteson) para ir como diputado federal por mayoría o plurinominal.
Pero nunca se mencionó la posible salida del secretario de Salud, Gilberto Ungson Beltrán, en cuyo lugar despacha desde ayer Enrique Claussen, mientras que en sustitución de Claussen al frente del Isssteson quedó Pedro Ángel Contreras.
No sabemos a ciencia cierta si a Ungson Beltrán le pidió la bola la Gobernadora o si él optó por renunciar y dejarse de broncas innecesarias, porque además de ser difícil el servicio público, también estaba descuidando su trabajo, su profesión de cirujano en la que es toda una eminencia y que le da a ganar mucho dinero.
Hasta donde podemos informarnos, el doctor Gilberto Ungson estaba haciendo buen trabajo en la Secretaría de Salud. No sabemos qué más allá de fondo, aunque quizás pudiera tener algo que ver el que no se haya podido iniciar en octubre como estaba proyectada la magna obra del Hospital General de Especialidades, al que se han opuesto parte de los vecinos del sector poniente de Hermosillo.
Caso contrario es el del Isssteson que hasta ayer dirigió nuestro amigo Enrique Claussen.
Es públicamente conocida la situación de quiebra financiera en que la administración de Claudia Pavlovich recibió a dicha institución y aunque mucho se esforzó en estos poco más de dos años al frente, la verdad es que el “Kiki” Claussen no logró resolver el problema.
El Isssteson es una especie de hoyo negro al que no se le ve el final. Está ahogado por la fuerte carga que representa el pago de jubilaciones y las millonarias, estratosféricas e inmorales pensiones de ex funcionarios públicos que van de los 70 mil a los 159 mil pesos mensuales, mismas que aumentan año tras año al parejo del índice inflacionario.
La salud financiera del Isssteson depende de las aportaciones en cuotas que hacen los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como los organismos autónomos y los 72 ayuntamientos sonorenses.
Todos ellos le deben al instituto muchos meses, inclusive años, en cuotas que no han aportado de sus servidores públicos derechohabientes y la parte que les corresponde como patrones. Son muchos millones de pesos.
Pero la triste realidad es que ni Enrique Claussen ni la Junta de Gobierno del Isssteson han logrado sacarlo del pozo negro en que se encuentra.
Vaya, inclusive la gobernadora Claudia Pavlovich acaba de reconocer que es tan serio el problema del Isssteson que va a requerir una reingeniería financiera.
¿Qué significa eso? Pues seguramente que tendrá que replantearse el cobro de cuentas con los entes públicos estatales obligarlos a estar en regla con sus aportaciones económicas, o inclusive pensar en contratar deuda a mediano o largo plazo para iniciar la fase de saneamiento financiero. No sabemos si así sea, pero parece ser el camino y mientras tanto que se ajusten las tuercas a los deudores.
Porque lo que ya no aguanta la derechohabiencia del Isssteson es el mal servicio médico, falta de medicamentos en farmacias y equipos médicos descompuestos.
Por todo ello es que se ve tan extraño este movimiento inicial en el gabinete, saliendo Gilberto Ungson de Salud y mandando a Claussen del desastre del Isssteson a la Secretaría de Salud.
Eso sí, vienen más cambios como parte del ajuste de gabinete para enfrentar las elecciones y para imprimir nuevos bríos en áreas que van caminando lento.
Reacomodo de aspirantes en el PRI
Con el arranque de año y de actividades en el Gobierno del Estado, influenciado también por los cambios en el gabinete federal y la precampaña de José Antonio Meade, en Sonora se están dando reacomodos de aquellos que por mucho tiempo han sonado para ocupar candidaturas del tricolor a senadurías, diputaciones federales, locales y alcaldías.
No fue coincidencia que el secretario de Educación y Cultura, Ernesto de Lucas Hopkins, haya decidido reconocer ante los medios de comunicación que sí analiza dejar dicha secretaría y buscar la candidatura tricolor a la Presidencia Municipal de Hermosillo.
Y es que de inmediato se circuló la noticia de que el diputado federal Ulises Cristópulos Ríos, que por varios meses sonó como posible aspirante y trabajó en las colonias para alcanzar la candidatura a la alcaldía, ha sido designado como enlace de la precampaña de José Antonio Meade en Sonora.
Con esta jugada se deja libre el camino al “Pato” De Lucas y como no le permitirán buscar la reelección al “Maloro” Acosta, posiblemente éste pase a formar parte del gabinete de Claudia Pavlovich al concluir su gestión, o también existe la posibilidad de que lo nominen para integrar la fórmula de candidatos al Senado.
En esta última, y a pesar de los escándalos en que está envuelto Manlio Fabio Beltrones, sigue firme la diputada federal Sylvana Beltrones como número uno en la fórmula priista que buscará llegar al Senado.
Pero, al haber sido designado Ulises Cristópulos como enlace de la precampaña de Meade en Sonora, a pesar de que Antonio “El Toño” Astiazarán Gutiérrez es el sonorense más cercano a Meade y de las mayores confianzas, podría significar que para el “Toño” hay mejores cosas en el futuro próximo y pudiera ser él quien haga fórmula con Sylvana Beltrones en las candidaturas a senadores.
Falta muy poco para salir de dudas.
Hasta la próxima, cuídense y sean felices.
Twitter: @corneliomontano
Facebook: Cornelio Montaño C.